EE.UU., México y Canadá logran acuerdo trilateral del TLCAN y cambian su nombre


El nuevo pacto reemplazará al Tratado de Libre Comercio para América del Norte y se llamará Acuerdo de EE.UU., México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés).

Este 30 de septiembre, Canadá, EE.UU. y México han llegado a un acuerdo sobre secciones clave de un nuevo tratado trilateral, informa un comunicado conjunto del representante comercial de EE.UU., Robert Lighthizer, y la ministra de Relaciones Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland.

El nuevo pacto reemplazará al Tratado de Libre Comercio para América del Norte (TLCAN) y se llamará Acuerdo de EE.UU., México y Canadá (USMCA, por sus siglas en inglés).

“El USMCA dará a nuestros trabajadores, campesinos, ganaderos y negocios un acuerdo comercial de alto nivelque dará lugar a los mercados más libres, al comercio más justo y al sólido crecimiento económico en nuestra región”, reza el comunicado. En el mensaje se precisa también que el nuevo tratado “fortalecerá a la clase mediay creerá buenos empleos y bien pagados“.

“Esperamos seguir profundizando nuestros estrechos lazos económicos cuando el nuevo acuerdo entre en vigor”, han subrayado los políticos.

Por su parte, el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, ha evaluado positivamente el acuerdo final entre Ottawa y Washington. “Este es un buen día para Canadá”, ha declarado ante los periodistas al salir de su oficina después de una reunión con los ministros del gabinete. Trudeau también ha prometido ofrecer un comentario detallado al respecto el lunes.

El pasado 27 de agosto, México y EE.UU. alcanzaron un acuerdo en las negociaciones del TLCAN, mediante un nuevo pacto bilateral que dejó fuera a Canadá. Respecto a la participación de Canadá, Trump señaló que “si Canadá quiere negociar de manera justa, Estados Unidos hará lo mismo”. El canciller mexicano, Luis Videgaray, por su parte, señaló que “para México es fundamental que Canadá pueda estar en la negociación, que sea parte del acuerdo y que siga siendo como desde el primer día, un acuerdo trilateral”.

Anuncios

Estados Unidos y Canadá llegan a un acuerdo para rescatar a Nafta


 

Los Estados Unidos y Canadá han llegado a un acuerdo de último minuto para salvar el Acuerdo de Libre Comercio de América del Norte, según personas familiarizadas con las negociaciones, superando divisiones profundas para mantener intacto el pacto trilateral de 25 años.

El acuerdo se produjo después de un fin de semana de frenéticas conversaciones para intentar preservar un acuerdo comercial que ha unido a las economías de México, Canadá y los Estados Unidos, pero que estaba en peligro de colapsar en medio de profundas divisiones entre el presidente Trump y el primer ministro canadiense Justin Trudeau.

El acuerdo de la hora undécima fue interrumpido por un frenético domingo, y los líderes de Canadá realizaron teleconferencias durante todo el día con los principales funcionarios estadounidenses en Washington. El Sr. Trudeau convocó a las 10 de la noche. El gabinete se reunió en Ottawa para informar a los funcionarios sobre el acuerdo, ya que Jared Kushner, uno de los asesores más cercanos del Sr. Trump, y Robert E. Lighthizer, el principal negociador comercial del presidente, presentaron los detalles finales. Se esperaba que el subsecretario de comercio exterior de México, Juan Carlos Baker, presentara los textos del acuerdo al Senado mexicano justo antes de la medianoche.

Se esperaba que el texto del acuerdo fuera presentado al Congreso el domingo por la noche.

El acuerdo representa una victoria para el presidente Trump, quien ha ridiculizado a Nafta durante años y amenazó con sacar a Estados Unidos del pacto si no se reescribía a favor de Estados Unidos. El gobierno de Trump llegó a un acuerdo con México el mes pasado para volver a escribir Nafta y había amenazado con deshacerse de Canadá del pacto si no aceptaba concesiones como abrir su mercado de productos lácteos a los agricultores de los Estados Unidos. La Casa Blanca había establecido una fecha límite del 30 de septiembre para publicar el texto de su nuevo acuerdo comercial con México.

Según las personas informadas sobre las negociaciones, Canadá facilitará las protecciones en su mercado de productos lácteos y brindará un acceso similar al que Estados Unidos habría obtenido a través de la Asociación Transpacífica, un tratado comercial del cual el presidente Trump se retiró el año pasado.

Los Estados Unidos están dispuestos a ceder a sus demandas para eliminar un sistema independiente de solución de diferencias arancelarias que, según Canadá, es una línea roja en las negociaciones, según una persona consultada sobre las negociaciones.

Los países también parecen haber llegado a un acuerdo que protegería a Canadá de la amenaza de las tarifas de los automóviles, que el Sr. Trump ha amenazado rutinariamente, aunque no está claro hasta dónde se extenderían esas protecciones. Canadá también parece estar listo para aceptar garantías de que los aranceles de acero y aluminio que impuso el Sr. Trump se eliminarán, aunque no está claro si los impuestos serán reemplazados por cuotas que limiten las importaciones de metales.

Después de meses de conversaciones, el impulso se aceleró este fin de semana cuando el Sr. Trudeau se insertó y dejó en claro que quería hacer algo. México también se ha apresurado a tratar de asegurar que el pacto de la Nafta siga siendo trilateral.

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, de México, dijo el viernes que el Sr. Trudeau le había pedido que ayudara a establecer el camino para un acuerdo de tres naciones y que insistiría en que una Nafta revisada incluyera a Canadá.

Origen del bloqueo de transporte mexicano a Estados Unidos.


El Sindicato de Camioneros y otros grupos en EE.UU. en contra de la apertura

Desde el inicio del problema, se hizo público que el principal promotor de la decisión gubernamental estadounidense de no cumplir con los acuerdos sobre autotransporte en el marco del TLCAN, fue el sindicato internacional de operadores de aquel país (The International Brotherhood of Teamsters).

Los Teamsters son una poderosa organización internacional que agrupa a cerca de un millón y medio de afiliados, no sólo de la industria del autotransporte, sino también incluyendo trabajadores de otras modalidades de transporte, como el aéreo. El origen de la organización se remonta a las primeras décadas de este siglo y a lo largo de su historia ha participado activamente dentro varios movimientos obreros en aquel país, destacando la personalidad de uno de sus líderes históricos, James R. Hoffa, quien dirigió la organización en los años sesenta y tuviera un sonado enfrentamiento con uno de los miembros de la influyente familia Kennedy.

La decisión del ejecutivo federal estadounidense en diciembre de 1995, fue considerada un primer gran triunfo del Sindicato de Camioneros, debido a que esta organización había venido presionando fuertemente para impedir que los acuerdos sobre autotransporte se llevaran a efecto. De hecho, los voceros del Sindicato declararon que, si bien se sentían complacidos con la posposición indeterminada del calendario de apertura, el verdadero objetivo consistía en lograr que los acuerdos nunca se llevaran a efecto, o de preferencia fueran cancelados.

Por tal razón, en estos años, mientras que el procedimiento de solución de controversias fue avanzando, los Teamsters han orquestado una enorme campaña de oposición, desplegando sus actividades en todos los ámbitos de influencia a su alcance, esto es, otras organizaciones sindicales, la opinión pública a través de la prensa, y muy especialmente en el seno de los tres poderes republicanos: ejecutivo, legislativo y judicial.

Unos días antes de que se diera la primera fecha de la apertura de fronteras, el Sindicato había presentado una demanda ante el Tribunal de Apelaciones en Washington que le sirvió de elemento de presión sobre la Casa Blanca. Sin embargo, respecto al poder ejecutivo, la mayor presión ejercida por el Sindicato durante las dos administraciones demócratas del presidente Clinton, fue de tipo electoral, tanto por el peso mismo de sus agremiados directos, como por la estrecha relación que los Teamsters guardan con otras importantes organizaciones laborales, muy especialmente con la AFL-CIO

El movimiento obrero organizado ha sido tradicionalmente un apoyo muy seguro e importante para los candidatos demócratas, sin embargo, en los años 90, las políticas comercial y laboral de la Casa Blanca fueron duramente criticadas por muchos sindicatos, de tal suerte que importantes segmentos de la AFL-CIO manifestaron su rechazo al tradicional apoyo incondicional, obligando a los demócratas, especialmente en vísperas de las elecciones, a realizar acercamientos, negociaciones y manifestaciones públicas de simpatía hacia los reclamos y exigencias de los trabajadores, con el afán de ganarse su apoyo, tanto electoral, como financiero.

Bajo estas circunstancias, la decisión de postergar la apertura de las fronteras a los transportistas mexicanos en diciembre de 1995, claramente tuvo connotaciones electorales hacia la búsqueda de la reelección del presidente Clinton en noviembre de 1996, repitiéndose la historia en 1999, con respecto a las elecciones de noviembre del 2000, cuando se buscó apoyar al candidato demócrata a la presidencia, el entonces vicepresidente Gore.

En 1999, la proximidad de la segunda fecha importante dentro del calendario de apertura de fronteras al autotransporte del TLCAN (el 1º de enero del 2000) y la entonces reciente solicitud de México para el establecimiento del Panel arbitral, despertaron cierta efervescencia política respecto al tema, e incluso se percibió la intención del ejecutivo federal de cumplir con los acuerdos en enero del 2000.

Esta posibilidad despertó otra vez una fuerte campaña de oposición por parte de los Teamsters, quienes manejaron hábilmente su influencia electoral dentro de la AFL–CIO y de nuevo utilizaron todos los medios a su alcance para forzar a la administración federal a desistir de su intento. La situación se definió casi de manera simultanea a la realización de la convención bianual de la AFL-CIO, en agosto, cuando el Presidente Clinton acudió a una cena-ceremonia que los Teamsters realizaron en Washington en honor de su Presidente General, James P. Hoffa, y en la que se comprometió a dar continuidad a la política en contra de la liberalización del autotransporte. Esas declaraciones aparecieron en un momento de gran oportunidad política en pro de la campaña demócrata hacia las elecciones del 2000 y se interpretaron como un rotundo éxito del Sindicato, mostrando su influencia en las fuerzas coyunturales de aquel país.

El triunfo del candidato republicano George Bush Jr., indudablemente debilito la influencia de los Teamsters en el poder ejecutivo, ya que desde el inicio del problema, en 1995, como gobernador de Texas, criticó abiertamente el cierre de fronteras al autotransporte determinado por el ejecutivo federal, posición, por cierto, compartida con el entonces gobernador de California, Pete Wilson

Por esta clara definición de su posición política respecto al cumplimiento de los compromisos acordados en el TLCAN y por su buena relación con la administración federal del presidente Vicente Fox, no ha resultado sorpresivo que al día siguiente (7 de febrero de 2001) de que se hiciera público el fallo favorable a México del panel arbitral, el presidente Bush haya anunciado públicamente que instruiría al Departamento de Transporte para levantar la moratoria impuesta al autotransporte mexicano desde 1982.

La respuesta de los Teamsters y otros grupos en oposición a la apertura de las fronteras no se hizo esperar; sin embargo, en vista de que la relación con el poder ejecutivo actualmente no tiene la misma identificación que tuvo con las administraciones demócratas anteriores, ahora la campaña se ha enfocado preferentemente hacia el poder legislativo, sosteniendo una decidida labor de cabildeo en las cámaras, apoyada por amplias actividades de promoción a través de los medios de comunicación.

De esta forma, el sindicato tuvo un sonado triunfo al lograr que en junio del 2001, el Senado de los Estados Unidos aprobara, con una votación de 70 contra 30, una iniciativa que exige e impone medidas mucho más estrictas de revisiones de seguridad a las empresas y vehículos mexicanos que pretendan operar comercialmente en el territorio estadounidense. Este resultado refleja la pugna que se vive, tanto al interior del poder legislativo, como entre los poderes legislativo y ejecutivo, considerándosele como una clara victoria de la mayoría demócrata en la cámara alta.

La iniciativa votada en el Senado pasó por alto las amenazas de veto que el presidente Bush dijo estar dispuesto a ejercer contra la iniciativa del Senado y la Ley sobre el presupuesto al Departamento de Transporte (DOT), que habrá de votarse en el pleno del Congreso en el último trimestre del año y la que se espera contenga medidas que impidan al DOT utilizar recursos para procesar las solicitudes de las empresas mexicanas y llevar al cabo las acciones necesarias para establecer las instalaciones que se requieren para realizar las inspecciones de seguridad.
Respecto a los reclamos y argumentos de los Teamsters en contra de la liberalización de los servicios transfronterizos de autotransporte, se puede observar que la mayoría de los que se han hecho públicos a través de los medios se concentran en aspectos de seguridad pública (muchos incluso falsos) hacia los cuales la ciudadanía pudiera mostrar una especial sensibilidad, sin embargo, esto no es más que una pantalla, detrás de la cual la verdadera preocupación es de orden económico y se centra en los dos aspectos siguientes:

  • La posible competitividad, en el precio del servicio de las empresas mexicanas frente a las estadounidenses, que al ganar mercado provocaría una disminución de las fuentes de trabajo de los teamsters, puesto que éstos difícilmente serían contratados por las empresas mexicanas, ante los salarios más altos que perciben.
  • El efecto económico de promedio o “averaging” de lo salarios de ese mercado laboral, ya que si bien es imposible que los salarios de los Teamsters pudieran llegar a los niveles de los salarios mexicanos y viceversa, sí existiría una presión a la baja en el precio de la mano de obra estadounidense, situación que les preocupa intensamente.

Cabe mencionar que los Teamsters también han hecho propias y aprovechado las declaraciones y argumentos de otros organismos para satanizar la presencia de vehículos de empresas mexicanas en territorio de los EE.UU.; por ejemplo, han aprovechado los rumores sin fundamento de que la supuesta libertad de tránsito de los vehículos promovería el tráfico de drogas y facilitaría que alimentos descompuestos o con enfermedades transmisibles, como la hepatitis, pudieran llegar a la mesa del consumidor estadounidense sin pasar por las revisiones fitosanitarias que se realizan en la frontera. También se ha señalado que la libertad de tránsito facilitaría el flujo ilegal de inmigrantes.

Estos argumentos carecen de fundamento, debido a que la liberalización de la competencia entre las empresas de autotransporte deja intactos los procedimientos de revisión aduanal vigentes y ninguna disposición del TLCAN modifica tal situación.

Grupos en EE.UU. a favor de la apertura

En los EE.UU. también existen fuertes intereses, sobre todo económicos, a favor de la liberalización del autotransporte de carga. Todos ellos comparten el interés de participar activamente de los beneficios que resultan del creciente intercambio comercial entre los dos países y /o de aprovechar las ventajas competitivas que se derivan de la reestructuración logística de sus procesos de producción y comercialización.

El flujo comercial entre ambos países ha crecido con una importante tasa anual sostenida de alrededor del 15% en los últimos doce años, pasando de 35 a 175 mil millones de dólares entre 1987 y 1998, tal como se puede apreciar en el cuadro 2. Estas tasas de crecimiento superan la de la generalidad de los mercados económicos, reflejando la dinámica económica entre los dos países y haciendo atractivas todas las actividades alrededor de esta actividad comercial.

Para los participantes alrededor del comercio en el bloque norteamericano, la liberalización de los servicios transfronterizos de autotransporte representa la posibilidad de agilizar las transferencias de mercancías a través de la frontera y por lo tanto la posibilidad de ver incrementados sus negocios.

Algunos de los grupos involucrados y que se han manifestado abiertamente a favor del cumplimiento del TLCAN en materia de autotransporte, son los siguientes:

  • Asociaciones de agentes aduanales
  • Agentes logísticos en general (Agentes de Carga, Brokers, Freight Forwarders)
  • Maquiladoras en el interior del territorio nacional

 

Realizado con informacion de:

Instituto Mexicano del Transporte

¿Limitacion al Autotransporte Mexicano hacia EEUU con TLCAN 2.0?


El vicepresidente de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canarcar) José Refugio Muñoz en el Segundo Congreso Nacional en Seguridad Vial informo respecto al Acuerdo Bilateral recientemente alcanzado entre Mexico y Estados Unidos.

En su ponencia Muñoz destaco una propuesta que resultaria inequitativa para el transportista mexicano, ya que las empresas que realizan fletes no podrian cruzar más allá de la zona comercial fronteriza, mientras que la contraparte  Estadounidense no tendria la misma restriccion.

Actualmente México, EUA y Canadá permiten los Servicios de Autotransporte Internacional de Carga al amparo del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), para el traslado de carga. El resultado de esta propuesta puede afectar de forma importante a la industria del transporte terrestre internacional en México, toda vez que hasta 70.9% del comercio entre nuestro país y sus vecinos al norte se efectúa por carretera. En este sentido, los grandes camiones de carga son el símbolo del comercio internacional.

 

Se espera que México y EE. UU. Anuncien pronto acuerdo bilateral sobre el Nafta


NAFTA Flags Canada MexicoMéxico y Estados Unidos están preparando los detalles finales de un acuerdo bilateral para modernizar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, y se espera que se anuncie más tarde el lunes, dijo un alto funcionario mexicano.

Al comenzar las conversaciones el lunes, el principal negociador comercial de México, Ildefonso Guajardo, dijo a los periodistas que solo había “un tema más importante” para discutir en las negociaciones. Otro funcionario mexicano dijo que después de que el Sr. Guajardo se reúna con el Representante de Comercio de los Estados Unidos Robert Lighthizer el lunes por la mañana, ambos funcionarios hablarán con sus respectivos presidentes.

“¡Un gran negocio se ve bien con México!”, Escribió el presidente Donald Trump el lunes por la mañana.

No se darán muchos detalles del acuerdo antes de las conversaciones con Canadá.

“Ahora vamos a tratar con Canadá sobre asuntos trilaterales”, agregó Guajardo.

En una señal de cuán seriamente ambas partes están tomando la última ronda de conversaciones, destinadas a formar el núcleo de un nuevo Tratado de Libre Comercio de América del Norte, los principales negociadores de México se reunieron en la oficina del Representante Comercial de Estados Unidos la mayor parte del día el sábado y Domingo, en lugar de volver a casa en la Ciudad de México.

Al arribar el domingo a la oficina de Washington del representante comercial de Estados Unidos, frente al edificio de la oficina ejecutiva Eisenhower de la Casa Blanca, Guajardo dijo a los periodistas que creía que las conversaciones podrían concluir el lunes y que estaban llegando a su “hora límite”.

Sigue leyendo

Comunicado Secretaria de Economia (SE)


post_post_boletin-se_generico-comunicado_VERDE

México lamenta profundamente y reprueba la decisión de los Estados Unidos de imponer estos aranceles a las importaciones de acero y aluminio provenientes de México a partir del 1 de junio, bajo el criterio de seguridad nacional.

DIRECCIÓN GENERAL DE COMUNICACIÓN SOCIAL

Ciudad de México, a 31 de mayo de 2018

Comunicado 044/18

México ha indicado en reiteradas ocasiones que este tipo de medidas bajo el criterio de seguridad nacional no son adecuadas ni justificadas.

El acero y el aluminio son insumos que contribuyen a la competitividad de varios sectores estratégicos y altamente integrados en América del Norte, como el automotriz, aeroespacial, eléctrico y electrónico, entre otros. México es el principal comprador de aluminio y el segundo de acero de Estados Unidos.

México reitera su postura en contra de medidas proteccionistas que afectan y distorsionan el comercio internacional de mercancías.

Ante los aranceles impuestos  por EE.UU., México impondrá medidas equivalentes a diversos productos como aceros planos (lamina caliente y fría, incluidos recubiertos y tubos diversos), lámparas, piernas y paletas de puerco, embutidos y preparaciones alimenticias, manzanas, uvas, arándanos, diversos quesos, entre otros, hasta por un monto equiparable al nivel de la afectación.

Esta medida estará vigente hasta en tanto el gobierno estadounidense no elimine los aranceles impuestos.

México reitera su apertura al diálogo constructivo con EE.UU., su apoyo al sistema comercial internacional y su rechazo a las medidas proteccionistas unilaterales.

 

México y Europa anuncian represalias vs Aranceles De Acero y Aluminio


180304132623-german-steel-import-780x439

El jueves, el presidente Trump impuso aranceles al acero y al aluminio importados de la Unión Europea, Canadá y México, lo que desencadenó represalias inmediatas de los aliados de Estados Unidos contra empresas y agricultores estadounidenses.

El Arancel -25 por ciento para el acero y 10 por ciento para el aluminio- entrarán en vigencia a la medianoche del jueves, lo que marca una importante escalada de la guerra comercial entre los EE. UU. Y sus principales socios comerciales.

En respuesta, la UE dijo que impondría aranceles “a una serie de importaciones de Estados Unidos”, refiriéndose a una lista de 10 páginas de objetivos para represalias que publicó en marzo, que incluía Kentucky bourbon y motocicletas Harley-Davidson. Los líderes europeos también prometieron presentar una queja ante la Organización Mundial del Comercio.

“Esto es proteccionismo, puro y simple”, dijo Jean-Claude Junker, presidente de la Comisión Europea.

El gobierno mexicano dijo que impondría impuestos de importación a las exportaciones estadounidenses de barrigas de cerdo, arándanos, manzanas, uvas, ciertos quesos y varios tipos de acero.

El presidente Trump había anunciado los aranceles en marzo, pero otorgó exenciones temporales a varios aliados de los Estados Unidos mientras negociaban los límites potenciales de los envíos a los Estados Unidos.

Via WP

A %d blogueros les gusta esto: