Mexico puede aplicar Represalias comerciales a Estados Unidos


México ganó a Estados Unidos en forma definitiva un caso en la Organización Mundial del Comercio (OMC) en el que se determinó que ciertas normas de etiquetado afectan a la exportación de ganado mexicano y si no se corrigen, le dan derecho a imponer represalias por unos 560 millones de dólares.

El caso fue iniciado por México desde diciembre del 2008, sumándose al mismo Canadá, y ambos países lo han ganado contra su vecino común en última instancia, en un fallo que ya se adelantó a los gobiernos y que se hará público en octubre, según reveló el diario The Wall Street Journal, lo cual fue confirmado por fuentes consultadas.

Si Estados Unidos no cambia las prácticas comerciales discriminatorias en 60 días, México anticipó que le aplicará represalias y considera para ello suspenderle beneficios en frutas y verduras, jugos, carne, productos lácteos, maquinaria, muebles y electrodomésticos, entre otros.

Las reglas de Etiquetado de País de Origen (COOL, por su sigla en inglés) exigen que el producto cárnico refleje en una etiqueta si el ganado del cual deriva nació en México, lo que implica segregar al ganado mexicano del estadounidense a lo largo de la cadena de producción.

En el XXI Congreso de Comercio Exterior Mexicano, Francisco de Rosenzweig, subsecretario de Comercio Exterior, dijo que el etiquetado COOL resulta en altos costos que son trasladados a los productores mexicanos, entre 80 y 90 dólares por cabeza.

México exporta becerros a Estados Unidos debido a la falta de suficientes pastizales y corrales, además de las ventajas estadounidenses en la disponibilidad de cereales forrajeros.

La rama de producción de ganado vacuno mexicano de engorde destinado a la exportación adquirió tal importancia del 2003 al 2007, los años previos a la aplicación del etiquetado, que México exportó una media de más de 1.2 millones de cabezas al año.

Con la etiqueta, las empresas estadounidenses de transformación de carne de vacuno deben hacer frente a costos adicionales para segregar los animales a lo largo del proceso de producción de carne y mantener registros que acrediten esa segregación.

Consecuentemente, la necesidad de separar los animales ha dado lugar a un descenso del precio del ganado vacuno de engorde de México en relación con el ganado vacuno comparable de Estados Unidos. En el 2013, las exportaciones mexicanas de becerros al mercado estadounidense sumaron 647,000 cabezas, por un valor de 334 millones de dólares

 

Con informacion de Roberto Morales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s